RENACE "En Acción"

RED NACIONAL DE ACCIÓN ECOLOGISTA

RELANZAMIENTO DEL PLAN NUCLEAR

Publicado el 29 de Agosto, 2006, 18:20. en General.
Comentar | Referencias (0)

Entidades ecologistas de RENACE se oponen al relanzamiento del Plan Nuclear de Argentina

"El anuncio "no incluye ninguna referencia a la investigación y determinación de los responsables de los múltiples casos de contaminación producidos por minas de uranio cerradas y por instalaciones nucleares" denunciaron

Las organizaciones miembro de la Renace manifestaron su "estupor" por el relanzamiento del Plan Nuclear de Argentina, la semana pasada porque "la mayor parte de los objetivos enunciados por el gobierno solo deberían ser decididos previa consulta pública". En una carta abierta expresaron que "llama la atención por otra parte que el lanzamiento no incluya ninguna referencia a la investigación y determinación de los responsables de los múltiples casos de contaminación producidas por minas de uranio cerradas y por instalaciones nucleares como las centrales de Atucha I y Embalse, y el Centro Atómico de Ezeiza (CAE)".
Por ello se preguntaron: "¿Cómo puede entenderse que el gobierno esté gestionando un crédito por 28,4 millones de dólares ante el Banco Mundial para tratar la caótica situación ambiental de las minas de uranio cerradas en varias provincias del país, y de Dioxitek S.A. en Córdoba, y lance un ambicioso plan con financiamiento propio, que utilizaría incluso fondos de la AFJP?". Y arriesgaron que "todo parece indicar que al gobierno no le preocupa la elevada y peligrosa cantidad de residuos que ya produjo el programa nuclear, tanto en las minas de uranio (residuos radiactivos de baja actividad y además tóxicos), como en las centrales nucleares, reactores de experimentación y otras instalaciones críticas (residuos radiactivos de media y alta actividad). Le recordamos además que si las centrales nucleares en operación (Atucha I, Embalse) sufrieran un accidente grado 7 (según la escala del INES), o se produjera un ataque terrorista contra los depósitos de combustible irradiado, los efectos serían comparables a los que se registraron tras el accidente de Chernobyl en la ex Unión Soviética, y por lo tanto podrían afectar muchas provincias (no un área reducida)".

Requerimientos
La Renace le requirió al gobierno nacional:
1. Que someta a consulta pública vinculante, nacional, a) La terminación y puesta en marcha de Atucha II; b) La extensión en 25 años de la vida útil de la central nuclear de Embalse, y c) La eventual construcción de una cuarta central nuclear.
2. Que previo a cualquier consulta pública se efectúe la correspondiente Evaluación de Impacto ambiental para: a) La central nuclear de Atucha II; b) La ampliación de la vida útil en 25 años de la central nuclear de Embalse, y c) La eventual cuarta central nuclear de Argentina, y estas evaluaciones queden disponibles para el público, universidades e instituciones en general, públicas y privadas.
3, Que se realice una auditoria radiológica y de sustancias tóxicas convencionales (no radiactivas) en todas las instalaciones nucleares relevantes y en los ambientes próximos, en particular de Atucha I, Embalse, Centro Atómico Ezeiza (CAE), Centro Atómico Constituyentes (CAC), minas de uranio cerradas, y Dioxitek S.A.. Dicha auditoría deberá ser independiente, sin participación de CNEA y de la ARN, y tener veedores de las asociaciones vecinales y ONG que actúan en las zonas de influencia de cada instalación.
4. Que el Plan Nuclear establezca un fondo de caución realista para enfrentar los efectos sobre la sociedad y el ambiente del peor accidente nuclear posible (uno de grado 7 en la escala INES), o atentado terrorista que produjera un impacto social y ambiental equivalente, en las dos centrales nucleares de potencia que operan en Argentina (Atucha I y Embalse).
5. Que disponga la realización de Planes de Emergencia Ciudadanos para enfrentar el peor accidente nuclear posible (o su equivalente por acto terrorista), y que estos planes, que deberán ser realizados para las centrales nucleares de potencia en operación, se extiendan a las zonas reales que sufrirían tales efectos, y no solamente al radio de 10 kilómetros con que trabaja actualmente la ARN en sus simulacros.
6. Que investigue con veedores externos y haga conocer públicamente el estado financiero de la totalidad del programa nuclear de Argentina para conocer fehacientemente el costo que tiene para todos los ciudadanos dicho programa, habida cuenta que las centrales nucleares de potencia tienen una vida útil reducida (30 años), y que las dos centrales nucleares en operación sólo han contribuido en promedio con el 8% al total de energía eléctrica que genera el país.
7. Que el gobierno incremente las medidas de seguridad para evitar posibles acciones terroristas con aviones comerciales de gran porte sobre las centrales nucleares de potencia, cuyos depósitos de combustible nuclear irradiado son blancos factibles, y de tremendo impacto sanitario y ambiental en caso de ataque. El gobierno nacional debe asumir que estos depósitos ubicados junto a las centrales nucleares de potencia Atucha I y Embalse, y en instalaciones nucleares dentro del Centro Atómico Ezeiza (Área de Gestión de Residuos), no están preparados para resistir el impacto de grandes aviones comerciales cargados de combustible. Le recordamos al gobierno nacional que según estudios de WISE Paris (Francia) un avión Airbus 380 con 560 toneladas de masa y una velocidad de 261,7 metros por segundo tiene una energía cinética de 19.177, equivalente a la de 672,9 Lear Jet. Un avión de este tipo cargado con 310.000 litros de combustible haría colapsar los actuales depósitos de combustible agotado que tiene por ejemplo NASA en Embalse. También le hacemos saber que la NRC, en octubre de 2000, determinó que un avión con más de 5,4 toneladas de peso tiene 100% de probabilidad de penetrar un muro de cemento de 30,48 centímetros de espesor, 100% de probabilidad de penetrar un muro de cemento de 45,72 centímetros, y 83% de probabilidad de atravesar un muro de cemento de 60,96 centímetros de espesor.
8. Finalmente le recordaron al gobierno nacional que el Artículo 41 de la Constitución de Argentina prohíbe el ingreso de residuos radiactivos, y que cualquier decisión que tome en relación a construcción de centrales o provisión de tecnología nuclear en otros países no podrá incluir el ingreso a la Argentina de los combustibles nucleares quemados (irradiados) que tales tecnologías descarten en sus lugares de construcción. Al mismo tiempo enfatizamos que Argentina debe abandonar cualquier tentativa de reprocesar combustible nuclear agotado y residuos radiactivos de alta actividad en general, pues estas operaciones, además de extremadamente peligrosas y dañinas para el ambiente y la salud, comprometen la seguridad de nuestro país.
Forman parte de Renace la Fundación para la defensa del ambiente (FUNAM), la Asociación Contra la Contaminación de Esteban Echeverría, el Movimiento Antinuclear del Chubut y la entidad marplatense BIOS Argentina, entre otras.

LA CAPITAL DE MAR DEL PLATA (Buenos Aires, Argentina) 28-08-06