RENACE "En Acción"

RED NACIONAL DE ACCIÓN ECOLOGISTA

Desmonte clandestino en el Espinal de San Luis

Publicado el 1 de Noviembre, 2006, 9:24. en General.
Comentar | Referencias (0)

Desmontes en campos entre Fraga y Villa Mercedes

"Estamos frente a un desastre ecológico en el espinal de San Luis"

El Diario de la República, San Luis, 1 de octubre de 2006. Sección Interior.

Juan Carlos Romero Gatica, presidente de la fundación ambientalista Inti Cuyum, criticó los desmontes en cercanías de Villa Mercedes.

La franja comprendida entre Villa Mercedes, Liborio Luna y Fraga, donde personal del Subprograma de Protección Forestal detectó los desmontes clandestinos, integra la región espinal de la provincia. Su particular vegetación —"en la que señorean los caldenes como resabio de lo que el fue el bosque nativo"— es objeto de una tala que lleva, inevitablemente, a la desertificación. Juan Carlos Romero Gatica preside la Fundación Inti Cuyum, y desde hace años lucha contra ese flagelo. Por eso, no dudó en afirmar que "estamos frente a un desastre ecológico en el espinal de San Luis".

"Muchos de esos campos están alquilados a foráneos que vienen con el ánimo de cultivar, hacen desastres y se van", explicó el ambientalista. Y recordó el daño provocado por los cultivos de maní, que transforman suelos fértiles en yermos médanos "como los que se ven a orillas del mar", graficó.

El avance de la frontera agrícola es una de las excusas del desmonte indiscrimando, que sumado a la falta de lluvias, convierten los suelos en desiertos, explicó Romero Gatica. "No sólo se pierde la biodiversidad, ya que desaparece la flora nativa y animales propios como vizcachas, liebres y pecaríes, sino que se van los árboles que capturan el anhídrido carbónico y hacen el aire más puro", agregó.

También dijo que los causantes de este daño deben ser castigados con todo el rigor de la ley, porque el caldén es una especie protegida y forma parte del patrimonio autóctono de la provincia. Y señaló la importancia de reglamentar la ley de suelos "para tener más a mano todos los elementos para ejercer control".

Un punto referido por Romero Gatica que podría evitar este tipo de depredaciones sería la creación de un organismo provincial que nuclee a todos los entes ambientales de la provincia, "como un ministerio", para que las medidas de prevención sean más eficaces. "El medio ambiente es el chip que tenemos para conservar la vida, y es patrimonio de nuestros nietos".

En Fraga, Liborio Luna y Villa Mercedes

Detectaron graves desmontes clandestinos en el centro de la provincia

El Subprograma de Protección Forestal informó que los desmontes no estaban autorizados ni cumplen las pautas técnicas establecidas por ley. El bosque nativo de caldenes fue arrasado.

Una de las tareas del Subprograma de Protección Forestal e Inundaciones es hacer inspecciones para controlar el estado de los campos provinciales. En una de esas recorridas, detectaron una serie de desmontes en la zona de Fraga, Liborio Luna y Villa Mercedes que no figuraban en el registro de trabajos rurales autorizados. El verde y los caldenes que alfombraban esa franja fueron reemplazados por una postal que se asemeja mucho a la que predomina en el Sahara, con médanos, vientos y sin más colores que grises y marrones. Y aunque el desmonte está autorizado, hay ciertas pautas técnicas a seguir para evitar un daño innecesario en el terreno, como el que se está provocando con estas tareas clandestinas.

La inspección en esa zona del centro de la provincia fue realizada por la Delegación Forestal de Villa Mercedes la semana pasada. El Piquiyí, La Claudia, Don Pedro, Don Pancho y El Manantial fueron los establecimientos revisados en los que se detectaron desmontes no autorizados. También se evaluó la marcha de los trabajos en un campo propiedad de la firma Agroport SA, donde vieron un importante movimiento del suelo. "Ese decapitamiento del horizonte arable representa una transgresión a las pautas establecidas en la resolución que autoriza los trabajos", afirmó Roberto Luna, ingeniero dependiente del subprograma.

Si el campo está autorizado, el desmonte debe realizarse en forma manual, con rastrillos o pequeñas maquinarias para evitar mover el suelo. Pero en el caso de Agroport "han trabajado con mucha humedad o máquinas grandes. Y si se mueven de 5 a 10 centímetros desaparece toda la capa fértil y el suelo queda totalmente improductivo" señaló el ingeniero. Además del irreversible daño, el viento levanta toda la tierra suelta, lo que además de ser molesto es un grave peligro para los automovilistas que quedan envueltos en nubes de polvo.

"Los desmontes que se detectaron no son muy extensos, pero son muchos, y por la gran división de tierras se nos hace muy difícil identificar a los propietarios. Son cientos de hectáreas y no hay casas cerca", explicó Luna. Para salvar esa situación, comenzaron un trabajo de investigación junto a personal de Catastro para notificar a los dueños y darles la posibilidad de hacer un descargo dentro de los cinco días hábiles siguientes.

"Pueden justificarse confirmando el destino que le darán a las tierras, pero para hacer esos trabajos siempre necesitan una autorización". Los campos autorizados también son relevados, y si no cumplen con lo reglamentado por ley, son multados.

Las multas son graduables por montos equivalentes a 300 litros de nafta súper como mínimo y 3.000 litros como máximo. Esas unidades ayudan a mantener un valor estable en el tiempo. Hoy el litro de nafta ronda los 2 pesos, por lo que la cifra máxima sería cercana a los 6.000 pesos. Y en caso de reincidencia, la multa puede duplicarse.

Si bien la mayoría de las inspecciones semanales son programadas, a veces responden a denuncias de los vecinos preocupados por la depredación de las tierras. "Cuando encontramos un desmonte clandestino, seguro hay muchos más en la zona —aseguró el ingeniero—.

Lo que pasa es que de todos los campos cercanos aprovechan la maquinaria que alguien lleva para esos trabajos".

Luna dijo que las pautas técnicas para el desmonte varían según la ubicación del predio, el destino de la tierra, la conducción de los cultivos a realizar, la superficie y el tipo de desmonte. El desmonte ganadero abarca sólo la parte aérea de los arbustos —rolado—, mientras que el agrícola incluye las raíces.

El Subprograma de Protección Forestal continuará con las tareas de relevamiento en las zonas rurales de Villa Mercedes y el norte provincial. Las próximas inspecciones serán en Quines, San Miguel y Candelaria, y la semana que viene en Concarán y Tilisarao.